martes, 21 de marzo de 2017

Reseña: Me llamo Lucy Barton de Elisabeth Strout

Hace unas semanas leí Me llamo Lucy Barton de Elisabeth Strout y me ha dado por escribir una reseña, sobre todo después de haberme enterado de que a mucha gente que conozco se lo han regalado recientemente. Por si tú le has echado el ojo, espero que esta reseña te ayude. 


Terminé este libro hará 15 días, espero que las ideas sigan lo suficientemente frescas en mi cabeza.




Lucy Barton convalece en un hotel de Nueva York cuando recibe la inesperada visita de su madre a la que no ve hace mucho tiempo. En esos días en el hospital, se explora la relación de ambas mujeres y se va desvelando el pasado de pobreza y oscuridad del que provienen. 



Aunque no es que pasen cosas todo el rato ni mucho menos, he encontrado este libro extrañamente adictivo. Gran parte de la "culpa" la tienen los capítulos que son muy cortos, que es algo que me encanta en los libros. Pero también el hecho de que bastante pronto intuimos que hay elementos subyacentes en la historia, sobre todo en el pasado de la protagonista. Los capítulos te dejan con la miel en los labios y constantemente quieres saber más sobre la infancia de Lucy Barton. 

Es interesante cómo trata la autora la relación entre madre e hija que no se ven hace mucho tiempo. Se habla del concepto de la maternidad, de lo que supone y plantea situaciones casi freudianas, pero lo consigue mediante pequeñas pinceladas: un poco de diálogo aquí, una mueca allá. No profundiza ni se hace pesado, en ese sentido consigue transmitir sentimientos complicados de una manera muy sencilla. 

En mi opinión la relación entre ambas es muy convincente y la relación del pasado con el presente también, conocer la trayectoria de Lucy Barton y como llegó a ser lo que es ahora. El libro es como una ventana a la intimidad de unas personas anónimas, su historia podría ser la historia secreta de cualquier conocido nuestro. También me gusta cómo describe el mundo femenino desde dentro y se habla de los prejuicios y el choque generacional. 

Con todo esto, parece que el libro es muy aburrido y no pasa nada más que una madre y una hija hablándose, pero no es así en absoluto. Precisamente lo que más engancha de la novela son los flashbacks (que componen la mitad de la narración). Esta mirada al pasado es muy sutil y está velada, dejando a la imaginación más de lo que nos dicen abiertamente, creo que a veces una insinuación puede ser más cruda que una descripción profunda del dolor y el sufrimiento. Sin embargo, me hubiera gustado que el libro no fuera TAN sutil y nos diese a entender un poco más qué es lo que pasó. Pero quizá es que yo soy una persona poco sutil. 


Si te gustó, te gustará... 

  • Una chica en invierno de Philip Larkin: Si te gusta la sutileza de Lucy Barton, te gustará esta otra novela que también se centra en una chica joven con un pasado oscuro sobre el que no podemos más que intuir. 
  • El color púrpura de Alice Walker: Si, en cambio, prefieres un libro que sea explícito, El color púrpura seguro que te gusta. Habla de la pobreza y la marginación pero, al contrario que en Lucy Barton, se recrea en las escenas de crudeza. Creo que es un buen contraste con esta novela.

Mi valoración: 4/5




2 comentarios:

  1. Sigue llamándome la atención este libro y mas después de leerte, un beso

    ResponderEliminar