jueves, 11 de agosto de 2016

Mejores adaptaciones: Romeo y Julieta

Mientras lees esta entrada, estoy de vacaciones, no podré contestar a tus comentarios ni ver los posts de tu blog hasta que vuelva!

Una adaptación no tiene que ser absolutamente fiel al libro para ser buena. Eso sí, lo que añada tiene que ser coherente, es muy arriesgado hacer una adaptación de un libro basado en la Edad Media en la actualidad, sustituyendo las espadas por pistolas, los venenos por drogas, las velas por neón. Pero se puede hacer bien y esta película es un ejemplo de cómo.



Ha habido muchas adaptaciones de Romeo y Julieta (muchas de ellas muy buenas o por lo menos aceptables) pero me estoy refiriendo a la película de Leonardo Dicaprio precisamente porque es más arriesgada que cualquier otra adaptación que se haya hecho sobre el tema. 

Uno de sus puntos fuertes es la utilización del diálogo original porque así la historia no pierde ni un ápice de su sabor original. Pero saber insertarlo en un contexto de hoy en día no es tan fácil y el director hace un gran trabajo. No sólo los actores lo bordan (Mercutio, estoy hablando de ti) sino que además sus acciones añaden al diálogo. Por ejemplo Mercutio en su soliloquio de las hadas mete una pastilla en la boca a Romeo, cosa que no aparece en el libro pero es perfectamente coherente y además añade al argumento que se está construyendo y, si me apuras, hasta encaja bastante con la personalidad de ambos. En resumen, no es sólo un montón de actores vestidos en vaqueros representando una obra de Shakespeare, es mucho más que eso. Cada acción de los personajes es intencionada y no sólo representan la obra sino que la transportan en el tiempo hasta hoy en día para demostrar que es un tema que sigue vigente en la actualidad. 

Por descontado, la estética es preciosa y consistente a lo largo de toda la película y ha envejecido muy bien, ni siquiera ha pasado de moda diez años después. Disfrazar a Mercutio de travesti, que Tebaldo sea un matón latino, las pistolas con vírgenes, el disfraz de Julieta... cada detalle de la estética, no sólo queda bien sino que además añade a la personalidad de cada uno y ayuda a perfilar al personaje o a la situación. 

Aunque actualice un clásico absolutamente trillado, en ningún momento lo ridiculiza o caricaturiza. Se ve que el director siente afecto por la obra de Shakespeare y, además, la entiende perfectamente. Le da un giro a la historia original que está perfectamente adaptado, desde los piquitos que su tía le da a Tebaldo en la fiesta de disfraces hasta el incendio de la gasolinera. Nada de esto aparece, lógicamente, en Shakespeare pero no sobra en la película. Es más, sería una buena adaptación más de Romeo y Julieta. Son esos añadidos que demuestran que el director entiende a la perfección a cada uno de los personajes los que hacen que esta película pase de ser una más para ser una obra maestra. 

Resumiendo, si Shakespeare hubiera vivido en los 90 estoy seguro de que le hubiera gustado esta película.

¿Has leído Romeo y Julieta? ¿Te gustó la película de Leonardo Dicaprio?

6 comentarios:

  1. La verdad es que si que me gustó la pelicula de la que hablas, aunque cuando la vi era pequeña y no había leído la obra. Creo que consigue crear una iconografía propia que combina muy bien con la historia de Shakespeare.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, y la verdad es que no te diré que no me gustó porque sí esta pasable, pero no me convence del todo Leo Dicaprio, pero bueno... sin duda la historia de Shakespeare es genial.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo con Leo no soy objetiva, a mí todo lo que hace me parece perfecto y supongo que esta película me gusta también por eso jaja

      Eliminar
  3. Me gustan TODAS las peliculas de Leo Di Caprio porque es un ser angelado lleno de luz y lo amamos todos! Jajajaj y esta no fue la excepción me encantó el reparto y la estética, besotes!!

    http://cocojetaimeblog.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino igual que tú! Leo no puede no ser perfecto.

      Eliminar